Archivo por meses: Septiembre 2014

La dependencia emocional es nuestra mayor fortaleza


Esta entrada se publicó en amor y está etiquetada con , , , , en por .

Por Sue Johnson (doctora en Psicología; referente del Mindfulness Gijón)

Trad. Ben Carral

Sue JohnsonLa dependencia emocional no es inmadura ni patológica; es nuestra mayor fortaleza.

Dependencia es una palabra sucia en la sociedad occidental. Nuestro mundo ha insistido desde hace mucho en que una adultez saludable requiere que seamos emocionalmente independientes y autosuficientes; que, en esencia, cavemos un foso defensivo a nuestro alrededor. Hablamos de ser capaces de separarnos y desapegarnos de nuestros padres, nuestros primeros seres queridos, como un signo de fortaleza emocional. Y miramos con desconfianza a los miembros de una pareja romántica que muestran demasiada cercanía afectiva. Decimos que están demasiado implicados, demasiado cercanos o demasiado dependientes el uno del otro. En consecuencia, los hombres y las mujeres de hoy se sienten avergonzados de su necesidad natural de amor, consuelo y expresiones de tranquilidad. Lo ven como una debilidad.

De nuevo, es al revés. Lejos de ser un signo de fragilidad, una conexión emocional fuerte es un signo de salud mental. Lo que es mortal es el aislamiento emocional. La manera más segura de destruir a las personas es negarles contacto humano amoroso.

Fuente:
Sue Johnson, Love Sense: The Revolutionary New Science of Romantic Relationships [Sentido del amor: la nueva ciencia revolucionaria de las relaciones románticas], Little, Brown and Company, 2013, trad. Ben Carral.