Abrázame fuerte (2.ª parte)


Esta entrada se publicó en amor y está etiquetada con , , , , , , , en por .

Por Sue Johnson (doctora en Psicología; referente del Mindfulness Gijón)

Trad. Ben Carral

Viene de: Abrázame fuerte

Sue JohnsonReparando los vínculos

Durante años, los terapeutas han visto estos diálogos demoniacos como luchas de poder. Han intentado resolver las peleas de las parejas enseñándoles habilidades de resolución de problemas. Pero es un poco como ofrecer un Kleenex para curar una neumonía vírica. Ignoran las cuestiones de apego que subyacen a la pauta. Desde el punto de vista del apego, la cuestión no se trata de conflicto ni de control, sino de distancia emocional.

Y lo que resulta frustrante para las personas es no saber cómo eliminar esa distancia emocional. En mi consulta, los hombres me dicen a veces: «Hago todo tipo de cosas para mostrar que me preocupo. Corto el césped, traigo un buen salario, soluciono problemas y no tengo líos. ¿Por qué al final todas estas cosas no parecen importar y todo lo que cuenta para mi mujer es que hablemos de temas emocionales y nos abracemos?». Les digo: «Porque así es como estamos hechos. Necesitamos que alguien nos preste atención de verdad, que nos agarre fuerte. ¿Has olvidado que tú también lo necesitas?».

Cuando peleamos con nuestras parejas, tendemos a seguir la pelota según pasa la red, prestando atención al último ataque que nos lanzan; y no a si queremos participar en el juego en primer lugar. Es posible escapar de los diálogos demoniacos, pero el primer paso es ser conscientes del mismo juego, no limitarnos a seguirlo. Una vez que os dais cuenta de que estáis atrapados en vuestra pauta de discusión, podéis acordar detener todo el partido.

Las decepciones forman parte de toda relación. Pero siempre puedes elegir cómo gestionarlas. ¿Reaccionarás a la defensiva, por miedo, o con un espíritu de comprensión? Digamos que tu pareja dice: «Esta noche no me siento con ganas de sexo». Puedes tomar una respiración profunda, pensar en lo mucho que ella te quiere y decir: «Vaya, es una pena. Realmente me apetecía». O puedes soltar sarcásticamente: «¡Vale! Bueno, ya nunca hacemos el amor, ¿verdad?».

Por supuesto, si se ha pulsado tu botón de pánico y tienes las emociones hirviendo, puede que sientas que no tienes elección. Pero el mero hecho de ser consciente de que ha sido pulsado te puede ayudar a calmarte. Puedes pensar para ti mismo: «¿Qué está sucediendo aquí? Estoy gritando. Pero dentro me estoy sintiendo realmente pequeño». Entonces puedes decirle a tu pareja: «Realmente estoy muy asustado; me siento dolido».

Si das el salto de fe y respondes con una petición de reconexión así, tienes que esperar que tu pareja también lo va a hacer, en vez decir algo doloroso como: «Bueno, estás siendo estúpido y difícil». Esa es la parte delicada de las relaciones. Para cambiar el baile, las dos personas tienen que cambiar sus pasos.

Simplemente aceptar tus necesidades de apego en vez de sentirte avergonzado de ellas es un primer paso grande y necesario, y se aplica a las personas solteras al igual que a las emparejadas. Un soltero podría decir: «Me encuentro deprimido porque estoy solo, y sé que no me debería sentir solo. Sé que debería ser independiente». Bueno, por supuesto que te encuentras deprimido si te sientes solo, y ¡encima vas y te ensañas contigo mismo por ello! Cuando te sientes avergonzado, tiendes a ocultarte de los demás, poniendo en marcha un círculo vicioso que prácticamente asegura que no encontrarás la conexión social que necesitas.

Tactos sanadores

A menudo, un hombre me dirá: «Aunque realmente crea que ella me necesita o se encuentra asustada, ¡no sé qué hacer!». Terminará preparándole a su mujer una taza de té, lo que resulta muy amable, pero no es lo que hace falta. Sin embargo, si le hubiera puesto la mano en el hombro y la hubiera acercado hacia él, su petición de reconexión hubiese tenido mucho más éxito.

A menudo, los hombres no saben qué hacer. Y, sin embargo, los hombres sí saben calmar; lo hacen con sus hijos, arropándoles por la noche y susurrándoles con delicadeza. La diferencia es que ven la vulnerabilidad de sus hijos y responden a ella. Sin embargo, cuando miran a su mujer, solo ven a alguien que les juzga. Pero ella también se siente vulnerable.

Tocar es la manera más básica de conectar con otro ser humano. Tomar la mano de tu pareja cuando se siente nerviosa o tocarle en el hombro en medio de una discusión puede calmar inmediatamente la ansiedad y la ira.

Durante los últimos años, el mundo de la terapia ha estado obsesionado con mantener los límites. Yo digo que nuestro problema es justo el contrario; estamos todos aislados los unos de los otros.

Si observas a dos personas enamoradas, se tocan todo el tiempo. Si observas a dos personas que, después de haber caído en los diálogos demoniacos, están encontrando el modo de volver a una relación amorosa, también se tocan más. Literalmente contactan el uno con el otro. Es una señal tangible de su deseo de conexión.

Sexo seguro (y picante)

Un gran mito sobre el amor es que tiene fecha de caducidad, que la pasión es una fiebre abrasadora que se va apagando. Es bastante estúpido. No encuentro ninguna razón científica ni humana por la que las personas no puedan tener felices relaciones amorosas de larga duración.

Las personas que tienen aventuras, no lo hacen porque sus vidas sexuales resulten aburridas. Nadie ha venido nunca a mi consulta y me ha dicho que tuvo una aventura porque se aburría en la cama. Tienen aventuras porque se sienten solas, porque no pueden conectar emocionalmente con su pareja. Entonces, alguien les sonríe y les hace sentirse espaciales y valoradas, y de repente se encuentran en esta extraña situación en la que están comprometidas con una persona, pero responden a otra.

La pasión es como cualquier otra cosa. Viene y va. Pero el sexo resultará siempre aburrido si solo tiene una dimensión, aislado de la conexión emocional. Por otra parte, si estás implicado emocionalmente, el sexo tiene cien dimensiones, y es tanto juego como pasión.

A este tipo de sexo seguro lo llamo sexo en sintonía, en el que se reúnen la apertura y la responsividad emocionales, el tacto cariñoso y la exploración erótica. Cuando las parejas tienen una conexión emocional segura, la intimidad física puede conservar todo su ardor y creatividad iniciales, e incluso más. En cierto momento, las personas que se aman pueden ser tiernas y juguetonas, y en otro, ardientes y eróticas. Las parejas apegadas de modo seguro pueden expresar sus necesidades y preferencias más abiertamente, y están más abiertas a experimentar sexualmente con su compañera o compañero.

En una relación segura, la excitación no viene de intentar resucitar los novedosos momentos de pasión alocada, sino del riesgo que supone permanecer abiertos en la experiencia que sucede instante tras instante, en el aquí y ahora de la conexión física y emocional. Esta apertura viene acompañada del conocimiento de que hacer el amor con tu pareja es siempre una nueva aventura.

Amor duradero

Una vez que has reconectado con tu pareja, y los dos estáis satisfaciendo vuestras necesidades de apego, tenéis que seguir trabajando en ser emocionalmente responsivos el uno con el otro. Lo podéis hacer ayudándoos a identificar las cuestiones de apego que tienden a surgir en vuestras discusiones recurrentes.

Por ejemplo, si estallas siempre por los arriesgados viajes de escalada de tu novia, habla con ella de cómo la ira nace del miedo a perderla. Averigua cómo puede ella tomar más precauciones. O si a menudo te sientes abandonada cuando te quedas con la mayor parte del cuidado de los niños, planea cómo tu marido y tú podéis ser mejores padres juntos, de manera que no le termines llamando vago en un momento de frustración reprimida.

También deberíais celebrar juntos momentos positivos, grandes y pequeños. De manera regular y deliberada agarraos, abrazaos y besaos al despertar, al salir de casa, al volver y al ir a dormir. Reconoced los días especiales, los aniversarios y los cumpleaños de una manera muy personal. Estos rituales mantienen vuestra relación segura en un mundo caótico y que distrae.

Las historias dan forma a nuestras vidas y, a su vez, las historias que contamos acerca de nuestras vidas nos dan forma a nosotros. Cread una historia de amor futuro para los dos que perfile cómo será vuestra vida juntos dentro de cinco o diez años. Os imprimará para mantener fuerte vuestro vínculo.

Brazos bien abiertos

Debido a que el apego es una necesidad universal, la visión del apego sobre el amor también puede ayudar a los padres a comprender los conflictos con sus hijos. Hace poco me encontraba en una cafetería con mi hijo adolescente, gritándole por encima del rugido de la expresso, mientras él se ponía de mal humor. Entonces dijo de pronto: «Mamá, lo estamos haciendo otra vez, yo siento que me estás criticando y tú sientes que no me importa lo que tienes que decir». Ambos empezamos a reír y mi ira se esfumó.

Ahora que sabemos de qué trata el amor realmente, sabemos cómo mantenerlo. De nosotros depende utilizar ese conocimiento para nutrirlo con nuestras parejas y familias. Y entonces, con la empatía y el valor que nos enseña, podemos buscar maneras de llevarlo al mundo y marcar una diferencia.

Fuente:
Sue Johnson, «Hold Me Tight», en Psychologytoday.com, 1 de enero de 2010, última revisión: 1 de julio de 2014, visita: 30 de noviembre de 2014, trad. Ben Carral.