9 pensamientos tóxicos que pueden destruir tu relación


Esta entrada se publicó en amor y está etiquetada con , , , en por .

Por Jeffrey Bernstein (doctor en Psicología)

Trad. Ben Carral

Jeffrey Bernstein¿Puedes seguir viendo a tu pareja como la persona que realmente es?

Siguiendo con mis posts acerca de cómo los pensamientos tóxicos destruyen las relaciones, a continuación presento una lista con los nueve pensamientos tóxicos principales.

¿Con cuántos de ellos tenéis problemas tu pareja o tú?

  1. La trampa del todo o nada: Ves a tu pareja que siempre hace lo erróneo o que nunca hace lo correcto. («¡Él siempre tiene que tener la razón!»)
  2. Conclusiones catastróficas: Un miembro de la pareja exagera las acciones negativas y los sucesos que tienen que ver con el otro. («Ella permitió que devolvieran ese cheque y ahora vamos a terminar en un albergue para pobres.»)
  3. La bomba «debería»: Un miembro de la pareja asume que el otro va a satisfacer una o más de sus necesidades; porque piensa que el otro debería conocer esa necesidad. («Deberías saber lo mucho que detesto mi trabajo, aunque le diga a todo el mundo que es una gran oportunidad.»)
  4. Arrojar etiquetas: Etiquetas a tu pareja de manera injusta y negativa y te olvidas de sus cualidades positivas. («¡Eres tan vago!»)
  5. El juego de la culpa: Culpas a tu pareja de manera injusta e irracional por las dificultades de la relación o de otras dificultades más grandes. («Mi vida es una mierda solo por tu culpa.»)
  6. Cortocircuitos emocionales: Los cortocircuitos emocionales ocurren cuando un miembro de la pareja se convence de que no se puede tratar con las emociones del otro. («¡Es imposible  razonar nunca con ella!»)
  7. Imaginación hiperactiva: En este caso llegas a conclusiones negativas sobre tu pareja que no se basan en la realidad. («Está tan preocupada últimamente; debe de estar teniendo una aventura.»)
  8. La apuesta del juego mental: Intentas ser más listo que tu pareja asumiendo que tiene ciertos motivos ocultos. («Él solo está siendo agradable conmigo porque quiere jugar al golf este fin de semana.»)
  9. La fatalidad de la desilusión: Ocurre cuando los miembros de la pareja se centran en expectativas idealizadas del otro que se remontan al pasado. («No hace más que preocuparse del trabajo; es como todos los hombres que nunca se preocuparon ni un poco de mis necesidades.»)

Aunque ciertamente puede haber semillas de verdad en alguno de estos pensamientos tóxicos, lo que puede terminar con la alegría de las relaciones amorosas es la medida en la que distorsionamos, exageramos y nos centramos demasiado en ellos. Por otra parte, ser capaz de buscar las cualidades y comportamientos positivos de tu pareja, y centrarte luego en ellos, es la clave para superar estos pensamientos tóxicos.

Las parejas felices y satisfechas que no se ven atascadas en los pensamientos tóxicos tienen una manera mejor, más realista y saludable de pensar el uno en el otro. Esta manera de pensar es la que les permite mejorar su comunicación, solucionar los problemas y aumentar su sentimiento de amor. Este fundamento verdadero de una relación feliz, este huidizo secreto para que tengáis éxito, solo se puede encontrar, o construir, en tu propia mente.

(Permíteme que añada: No entraste en la relación para ser tratado de mala manera, ignorado o abandonado. No estoy pidiendo que aceptes recibir abusos o ser menospreciado, ni que te veas sujeto a un gasto imprudente, privado de vida sexual u obligado a soportar un comportamiento problemático e inmaduro. Si ocurre esto en vuestra relación, tu pareja necesita realizar cambios importantes. Puede que necesitéis terapia individual y de pareja. Y si tu pareja no coopera con la terapia, necesitas afrontar el hecho de que probablemente no va a cambiar nunca, y decidir luego intentar vivir con ella del mejor modo que puedas o pasar a una relación nueva y esperemos que más satisfactoria. Estoy totalmente a favor de intentar salvar las relaciones, pero ante la insensibilidad y los daños repetidos, lo mejor puede ser emprender un nuevo viaje.)

Fuente:
Jeffrey Bernstein, «9 Toxic Thoughts That Can Destroy Your Relationship», en Psychologytoday.com, 14 de octubre de 2014, visita: 28 de diciembre de 2014, trad. Ben Carral.