La mejor manera de crear una conexión más fuerte con tu pareja


Esta entrada se publicó en amor y está etiquetada con , , , , , en por .

Por Sue Johnson (doctora en Psicología; referente del Grupo Mindfulness de Gijón)

Trad. Ben Carral

Sue JohnsonEs la época del año en la que nos hacemos promesas a nosotros mismos. Promesas acerca de cómo haremos que este año sea diferente al último. Hacemos la promesa solemne de ir más al gimnasio o comer menos tarta de cerezas.

Si lo que perseguimos es salud y felicidad, sería mejor que decidiéramos mejorar la calidad de nuestra relación más íntima. Te escucho decir: «Bueno, ya soy bastante espléndido en mi relación amorosa, así que esto tiene que ser una píldora de cambio de personalidad para mi pareja». O: «Nadie sabe realmente cómo hacerlo».

Pero hay algo que puedes hacer, algo que tiene el poder de llevaros a tu pareja y a ti a todo un nuevo tipo de baile. Ahora, los terapeutas e investigadores han identificado el único ingrediente, el elemento esencial que, más que ningún otro, define nuestras relaciones amorosas. En nuestro instituto observamos a las parejas que están abandonando su relación aprender sobre este elemento y aprender a utilizarlo para convertir el daño y el caos en una conexión amorosa. Por supuesto, se trata de la capacidad ser abierto y responsivo emocionalmente.

Cuando podemos cambiar al canal emocional, sintonizar con las pistas emocionales de nuestra pareja y mostrar cómo nos conmueven, esta ES la conexión que crea relaciones amorosas.

Lo sabemos en lo más profundo, que esta es la magia que hace que el amor sea lo que es. Un niño corre hacia nosotros, con los ojos abiertos de miedo. Nos acercamos, nos agachamos, nos permitimos sentir en nuestro cuerpo lo que vemos en su cara y decimos suavemente: «Está bien. Estoy aquí. ¿Estás asustado? No necesitas estarlo». El niño nos agarra durante un momento; luego sonríe.

¿Simple? ¿Sentimental? Quizá. Pero la ciencia de la vinculación dice que este es un momento de conexión segura que crea vínculos que duran toda la vida. Esta es la clase de momento que responde a la pregunta clave en las relaciones amorosas: «¿Estás ahí para mí?».

Por poner otro ejemplo: Peter tiende a retraerse cuando siente que Annie está dolida y decepcionada con él. Esto deja a Annie tan sola que ¡está decepcionada todo el tiempo! ¿Qué bloquea la capacidad de Peter para responder de manera tranquilizadora? Su miedo; el que todos tenemos y que nos hace tan vulnerables en el amor, el miedo al rechazo y al abandono. Así que se mueve como un rayo hacia la autoprotección y le da la espalda.

Imagina qué sucede cuando Annie y Peter pueden ir más despacio y hablar de lo asustados que están los dos, y cómo hacen saltar el uno en el otro una especie de pánico primordial. Imagina la magia que sucede cuando Peter se da la vuelta y dice: «Este es el momento en el que sientes que soy indiferente, que no me preocupo, ¿verdad? No quiero darte la espalda y hacerte sentir sola. Quiero ayudarte con ese sentimiento para que sepas lo importante que eres para mí». Se acerca, se agacha, ablanda la voz e invita a Annie a un refugio seguro de conexión.

Estos son los momentos que hacen saltar la chispa del amor, que lo renuevan y lo mantienen fuerte. Cuando las parejas hacen esto, dan forma a una conexión que transforma su relación y la mantiene fuerte en los años venideros.

No hay sustitutos para esta responsividad emocional. Los miembros de la pareja intentan ofrecer consejo intelectual: «¿Por qué no haces tu meditación cuando te disgustas? No estarías tan dolida», o ayuda práctica: «Sé que estás enfadado conmigo. ¿Te gustaría que hiciera la compra?». Pero es el apoyo y la conexión emocionales lo que funciona y mantiene vivo el amor.

Requiere valor sintonizar e intentar responder a los mensajes emocionales de nuestro ser amado cuando estos mensajes encienden nuestras propias ansiedades. Ayuda recordar que somos exquisitamente sensibles a las señales emocionales de nuestro ser amado, tanto a las positivas como a las negativas, simplemente porque somos animales que crean vínculos y cuya necesidad más profunda es estar apegado a otro. Le sugiero a Peter que cuando se sienta impotente para agradar a Annie y consternado por su ira, recuerde que precisamente está enfadada porque para ella es muy importante su consuelo y apoyo, que volverse hacia ella y responder tiene el poder de atraerla a una conexión amorosa.

Durante la consulta, Peter bromea conmigo: «¿Quieres decir que todo lo que tengo que hacer es mantener abierto el canal emocional y responder en este nivel, aunque todo lo que pueda decir sea: “No sé qué decir, pero no quiero que estés dolida y me voy a quedar aquí e intentar responder”, y seremos como las parejas que se aman en los libros de cuentos?».

Miro a Annie. Sonríe a Peter con una enorme sonrisa. Dice: «Lo has entendido, cariño, simplemente estar ahí para mí; esa ES la historia, toda la historia».

Todos podemos entender el sentido del amor y a aquello que entendemos le podemos dar forma. Hagamos que el próximo año sea nuestro año más conectado hasta la fecha.

Fuente:
Sue Johnson, «The #1 Way To Build A Stronger Connection With Your Partner», en Mindbodygreen.com, 29 de diciembre de 2014, visita: 4 de enero de 2015, trad. Ben Carral.