Estar casados no es lo mismo que vivir juntos


Esta entrada se publicó en amor y está etiquetada con , , , en por .

Por Duana Welch  (doctora en Psicología; miembro del Consejo Asesor de Mindfulness Gijón)

Trad. Ben Carral

Duana WelchEl matrimonio también hace más felices a las personas que vivir juntas (cohabitar). A pesar de las tendencias culturales hacia una creencia de que el matrimonio es simplemente una elección más de estilo de vida que no difiere de otras opciones, las personas felizmente casadas son más felices que cualquier otro grupo con el que se las compare, incluidas las solteras, las que viven juntas (cohabitan), las divorciadas, las viudas o las que salen con alguien. Esto es cierto en todas las culturas en las que se ha estudiado la cohabitación.

Cuando Linda Waite (doctora en Sociología) analizó los datos más extensos sobre matrimonio y cohabitación en Estados Unidos, descubrió que las personas casadas son más felices, de lejos. ¿Por qué? Bueno, no lo podemos saber por los experimentos, porque esta clase de estudios son correlacionales: sin una causa definitiva. Pero los estudios muestran que aunque las personas que viven juntas (cohabitan) ejercen mayor libertad que las casadas, sacrifican el apoyo a nivel esencial que solo se encuentra en el contexto comprometido del matrimonio. Por ejemplo, es igual de probable que las personas que cohabitan digan que esperan que su pareja sea fiel, pero es mucho más probable que tengan sexo fuera de su relación principal. La doctora Waite señala que debido a que las personas casadas invierten la una en la otra y en un futuro común con horizontes temporales ilimitados, los hombres y las mujeres casados viven más, están más sanos, tienen más y mejor sexo, sufren menos violencia doméstica y ganan más dinero y tienen mejores carreras profesionales. Incluso a sus hijos les va mejor prácticamente en todo.

Fuente:
Duana C. Welch, Love Factually [Ama con datos], LoveScience Media, 2015, trad. Ben Carral.