Dos maneras de romper sin causar destrozos


Esta entrada se publicó en amor y está etiquetada con , , , en por .

Por Duana Welch (doctora en Psicología; miembro del Consejo Asesor de Mindfulness Gijón)

Trad. Ben Carral

Duana WelchLa voz y las manos de Kevin temblaban mientras me contaba lo mucho que ansiaba romper con Sheila, su novia desde hacía tres años. El problema era que le aterrorizaba el pensamiento de dejarla. Estaba acosado por preocupaciones de que pasaría: ¿Qué pasaría si no encontraba a otra persona, o a nadie mejor? ¿Qué pasaría si habiendo estado tanto tiempo con Sheila, sencillamente debía seguir con ella? ¿Qué pasaría si no soportaba dañarla de esa manera?

Pero la pregunta más importante de todas era una que no se hizo, y una que todos necesitamos hacernos. ¿Qué pasaría si sigues con la persona inadecuada?

Parte de tener citas es dañar a otras personas, de la manera menos dolorosa posible. ¿Cuánto de indolora? Y ¿qué palabras utilizar? En parte depende de la seriedad de la relación.

¿Qué decir?

Si acabáis de empezar a veros, o estás rechazando una primera cita, lo puedes hacer por teléfono y decir:

«Gracias por preguntarme, pero no siento que tengamos lo suficiente en común», o: «Muchas gracias, pero no estoy interesado».

Y si se trata de una relación más seria, que lleve más tiempo (como la de Kevin), os podéis encontrar en persona (a no ser que te sientas inseguro), y utilizar este guión:

«Realmente me ha gustado ___ de ti, pero no pienso que tengamos lo suficiente en común como para continuar, y no me siento como debería para seguir adelante juntos».

Repite cualquiera de los guiones tanto como necesites, como un disco rayado, hasta que se termine el encuentro de ruptura.

¿Por qué funciona?

Cuando realicé una encuesta que preguntaba a la gente: «¿Qué palabras te gustaría que utilizara (tu pareja) para romper contigo?», los hombres y las mujeres de todas las edades y trasfondos, en su abrumadora mayoría, quisieron honestidad, pero no brutalidad. Los respondientes prefirieron marcadamente que su antigua pareja dijera algo bueno sobre ellos, y que luego siguiera con una razón de la ruptura honesta, pero amable. Las razones más deseadas reflejaban el tema de un mal emparejamiento: «No va a funcionar», «No creo que seamos adecuados el uno para el otro», «No tenemos lo suficiente en común» o «No somos un emparejamiento lo suficientemente bueno».

Hablando con datos, están en la senda correcta para la felicidad duradera. Docenas de estudios demuestran que la similitud es el mejor camino para la extendida meta de una unión feliz. Así que decir: «No creo que tengamos lo suficiente en común para seguir», no solo es claro y conciso, es verdad, una razón profundamente enraizada en la realidad de lo que cuenta para una relación permanente feliz. Otros estudios demuestran que la amabilidad en nuestras acciones es un requerimiento básico para ser felices con cualquiera. Así que evitar culpar a los demás y, en lugar de ello, centrarse en nuestros propios sentimientos funciona. ¡Y tiene una ventaja adicional! Este método es inatacable: Sientes lo que sientes, punto.

¿Rompió Kevin? Puedes estar seguro. Y me dijo que el dolor de preocuparse por ello fue mucho peor que cómo se sintió después; después se sintió libre para encontrar un emparejamiento mejor.

El precio de encontrar a la persona adecuada es dejar a un lado a todas las inadecuadas, incluyendo a cualquiera que casi sea lo que necesitas, pero no del todo. Nadie dijo nunca: «¡Gracias por conformarte conmigo!». Libérate a ti mismo, y a esa otra persona.

Fuente:
Duane Welch, «Two Ways To Break Up Without Breaking Down», en Pof.com, 5 de febrero de 2015, visita: 12 de febrero de 2015, trad. Ben Carral.