Un dulce aroma

Un dulce aroma
—de qué flor, ¿quién lo sabe?—
en el bosque estival.

Hay una satisfacción en saber cosas, pero asimismo la hay en ignorar. Recorriendo un bosque en verano captamos un aroma anónimo: la fragancia de un retoño o una flor que desconocemos. Por fortuna, nuestros sentidos disfrutan; respiramos hondo, y al margen de las nomenclaturas.

—Tan Taigi (1709–1771), ‘Gato sin dueño’, selección, traducción, introducción y notas de Fernando Rodríguez-Izquierdo y Gavala, Satori Ediciones, 2017, p. 93.

Comprender profundamente

Cuando queremos comprender algo, no podemos simplemente quedarnos fuera y observarlo. Tenemos que entrar profundamente en ello y hacernos uno con ello para comprenderlo de verdad. Si queremos comprender a una persona, tenemos que sentir sus sentimientos, sufrir su sufrimiento y alegrarnos en su alegría. […] No hay otra manera de comprenderlo.

Fuente: Thich Nhat Hanh, ‘The Other Shore: A New Translation of the Heart Sutra with Commentaries’ [La otra orilla: una nueva traducción del Sutra del corazón con comentarios], Palm Leaves Press, 2017, p. 34, trad. personal.

Cuentos de fantasmas

Los sabios no se ven confundidos por fenómenos extraños ni aberraciones, sino que emplean lo normal y habitual como base para valorar las situaciones. Tampoco se ven distraídos por cuentos de fantasmas y espíritus, sino que comprenden que las personas comunes se ven guiadas por la superstición y el miedo, que se pueden utilizar para controlarlas.

Fuente: Liu An (hacia 179–122 a. e. c.), ‘The Huainanzi: A Guide to the Theory and Practice of Government in Early Han China’ [El Huainanzi: una guía de la teoría y práctica de gobierno en la China Han temprana], traducido y editado por John S. Major et al., Columbia University Press, 2010, trad. personal.