Archivo de la etiqueta: amabilidad

Las dos cualidades que todo el mundo necesita en una pareja


Esta entrada se publicó en amor y está etiquetada con , , , , , en por .

Por Duana Welch (doctora en Psicología; miembro del Consejo Asesor de Mindfulness Gijón)

Trad. Ben Carral

Duana WelchLa investigación demuestra que el compromiso puede ser demasiado arriesgado sin ellas

¿Te han dicho que eres demasiado exigente? Esas fueron las palabras que me impulsaron a comer cientos de chocolatinas cuando estaba buscando pareja. Algunas personas me dijeron que nunca iba a encontrar lo que quería, que necesitaba conformarme o seguiría soltera para siempre.

En mi experiencia, sin embargo, los estándares de la mayoría de las personas no son demasiado altos, sino demasiado bajos.

Si tuviera que resumir en una frase 60 años de excelente investigación sobre las relaciones, sería: Si puedes ser y encontrar a alguien amable y respetuoso, probablemente vuestra relación funcione; si no puedes, no funcionará.

En términos prácticos, significa nada de personas odiosas. La investigación demuestra con claridad que las relaciones no pueden sobrevivir felizmente sin amabilidad. La amabilidad establece raíces profundas para mantener vivo el amor incluso cuando llega el invierno; pero sin ella, todas las estaciones resultan desapacibles.

Las personas amables tratan bien a los demás sin importar el día que estén teniendo, de si van retrasadas en el trabajo, etc. No necesitan una excusa para ser amables, y no utilizan los malos momentos como excusa para no serlo. Son amables por norma, porque es parte de su código ético o moral ser así; no porque se sientan bien en ese momento, y no porque otras personas les hagan felices o dejen de hacerlo. Para ellas, la amabilidad es un estilo de vida, una manera de ser.

Evitan ser mezquinas aunque interactúen con personas que no necesariamente les gustan o están de acuerdo con ellas. Podrían no estar de acuerdo de manera agradable, o elegir poner límites para no estar cerca de ellas con demasiada frecuencia, pero cuando deben estar en su presencia, las personas amables son cuidadosas, no crueles. Las relaciones exitosas requieren mucho autocontrol, y las personas amables lo practican.

Adherirse a estos dos estándares también significa nada de críticos crónicos. De nuevo, décadas de investigación subrayan que recibir y dar un respeto básico es una necesidad, no una sutiliza. El respeto puede crear amor donde no lo había, pero el descrédito habitual terminará matando incluso el romance más fervoroso.

Al igual que con la amabilidad, deberías buscar y exigir una pareja que sea respetuosa con todo el mundo, no solo contigo. Estas personas afirman la valía de los demás con palabras y hechos incluso cuando las cosas no salen como quieren. Hablan bien de los demás, y cuando no es posible, o no dicen nada o expresan su verdad sin odio.

¿A qué se parece esto? Aquí van dos ejemplos de mi propia búsqueda:

Cuando estaba teniendo citas online, a veces quedaba con hombres que eran un emparejamiento asombrosamente bueno; en la pantalla. Dennis (no es su nombre real) fue uno de ellos. Compartíamos la misma fe, afinidad política e intereses. Ambos disfrutábamos leyendo y escribiendo. Incluso vivíamos cerca el uno del otro, y éramos padres solteros. Pensaba que era encantador online, así que cuando sugirió que quedásemos para tomar un café, me entusiasmé.

Acercamos las sillas a la mesa e hice algo que enseño a mis clientes: le mire a los ojos, sonreí, me incliné hacia él y realicé preguntas abiertas. «¿Qué están haciendo hoy tus chicas? ¿Cómo llevas lo de ser padre soltero?»

Me conmocionó lo que me disparó a modo de respuesta. Ni siquiera puedo citar lo que dijo porque he intentado borrarlo de la memoria. Pero venía a ser una historia muy larga de lo mucho que odiaba a su ex mujer, lo horrenda persona y madre que era, lo héroe que fue él al permitirle seguir respirando oxígeno. El sarcasmo, el desprecio y la ira me hicieron sentir que debía echar a correr para ponerme a salvo. Su resentimiento se hizo enorme ante mis ojos. Atónita, y preguntándome si sus heridas eran recientes, le pregunté: «¡Vaya!, parece que has pasado un tiempo horrible intentando ejercer de padre a su lado. ¿Hace cuánto fue el divorcio?».

Diez años.

No volví a ver a Dennis; a propósito. Su comportamiento fue extremadamente irrespetuoso hacia la madre de sus hijas. No fue amable con su recuerdo, ni se estaba esforzando por serlo. Estaba muerto de ira y de un deseo de venganza, y su odio dirigía su vida; e hizo la mía deprimente aunque fuera la hora que pasamos juntos.

Pero aunque hubiera hablado de un extraño, la falta de respeto seguiría siendo un motivo de ruptura.

Compáralo con mi primera conversación larga con Vic: «Así que no hace mucho que te divorciaste. ¿Cómo eran las cosas antes? ¿Cómo es tu relación con tu ex ahora?». Nunca olvidaré su respuesta: «Hemos tenido nuestros problemas, y el divorcio fue realmente duro. Pero por el bien de nuestro hijo, hemos sido capaces de dejar a un lado muchas de nuestras diferencias. Creo que estamos avanzando hacia una buena relación funcional».

Después me enteré de que habían tenido un divorcio horrible, con más de una década de dolor antes de eso. Y la única manera en que encontraron paz después fue interactuando lo menos posible. Pero esas interacciones eran, por lo general, respetuosas. Y la respuesta de Vic a mis preguntas fue amable y respetuosa; no solo conmigo, sino con su ex.

Me impresionó entonces. Y sigo impresionada; estamos casados.

¿La conclusión? Si puedes ser amable y respetuoso, es razonable esperar encontrar a alguien que también pueda serlo. El mundo está lleno de buenas personas como tú. Es el momento de encontrar a una.

Fuente:
Duana Welch, «The Two Qualities Everyone Needs in a Partner», en Psychologytoday.com, 11 de diciembre de 2014, visita: 15 de febrero de 2015, trad. Ben Carral.