Archivo de la etiqueta: Jeffrey Bernstein

3 pasos para salir de una relación tóxica


Esta entrada se publicó en amor y está etiquetada con , , , en por .

Por Jeffrey Bernstein (doctor en Psicología)

Trad. Ben Carral

Jeffrey Bernstein

Detener la locura y liberarte del amor tóxico

¿Te encuentras en una relación tóxica? Mi último post describe a qué se parece una relación tóxica. En resumen, escribí acerca de la crítica y el desprecio, la evitación y la energía negativa como las señales clave de las relaciones tóxicas.

No entraste en la relación para ser tratado de mala manera, ignorado o abandonado. Recibir abusos o ser menospreciado, verte sujeto a un gasto imprudente, privado de vida sexual u obligado a soportar un comportamiento problemático e inmaduro no es saludable para ti. Si ocurre esto en vuestra relación, tu pareja necesita realizar cambios importantes. Puede que necesitéis terapia individual y de pareja. Y si tu pareja no coopera con la terapia, necesitas afrontar el hecho de que probablemente no va a cambiar nunca, y decidir luego intentar vivir con ella del mejor modo que puedas o pasar a una relación nueva y esperemos que más satisfactoria. Estoy totalmente a favor de intentar salvar las relaciones, pero ante la insensibilidad y los daños repetidos, lo mejor puede ser emprender un nuevo viaje.

Si quieres dejar tu relación tóxica, sigue los tres pasos siguientes:

1. Ten un mantra. Jean, una clienta mía de cuarenta años, intentó abandonar una relación con un hombre muy manipulador y emocionalmente abusador. Cada vez que intentaba dejarlo, él se mostraba arrepentido y la atraía de vuelta con sus muestras cautivadoras y seductoras. Esto era enloquecedor para Jean, que cada vez se sentía desmoralizada por no ser capaz de salirse de este ciclo coercitivo y destructor.

Para ayudar a Jean a liberarse, encontró una frase, una especie de mantra que se repetía constantemente: «Él puede ser bueno para otra persona, pero es una bola de demolición para mí». Cada vez que pensaba en él o lo veía, Jean acompañaba este mantra con la visualización de una enorme grúa que movía una bola de demolición.

2. Detén todo posible contacto. Si realmente quieres salirte, necesitas controlar muy rigurosamente el contacto con el que se va a convertir en tu ex. Intenta no tener ningún contacto. La mayoría de parejas altamente tóxicas tienen lados más suaves y esto puede suponer un atractivo fuerte. Si te sientes vulnerable, probablemente estés en riesgo de regresar a tu ex tóxico si tienes contacto con él o con ella. En la situación de Jean, hablamos de cómo podía minimizar el contacto con su ex dado el difícil reto para ella de ser compañeros de trabajo. Esto implicó ser educada y no decir nada más en las reuniones laborales. También se nos ocurrió la regla de no romper el progreso cuando ella le saludaba en el vestíbulo.

3. Sigue sabiendo lo que vales. Siéntete bien acerca de quién eres, de cómo has crecido y de lo que ofreces en tus relaciones personales y profesionales. Jean se dio cuenta de que saber lo que vale significaba poner su salud emocional en primer lugar. Ten compasión contigo mismo si quieres regresar a tu relación tóxica. Es normal echar de menos a tu ex. Sin embargo, no te olvides que echar de menos los momentos que te hacían sentir bien no significa que esa persona fuera o sea buena para ti. Si tienes dificultades en recordar lo que vales, piensa en qué le dirías a un familiar o amigo cercano que quisiera regresar a una relación tóxica. Pensar acerca de cómo podrías valorar o aconsejar a otra persona te puede ayudar a apreciarte a ti mismo y seguir adelante.

Fuente:
Jeffrey Bernstein, «Three Steps for Getting Out of a Toxic Relationship», en Psychologytoday.com, 26 de diciembre de 2014, visita: 29 de diciembre de 2014, trad. Ben Carral.

¿Tu relación es tóxica?


Esta entrada se publicó en amor y está etiquetada con , , , , en por .

Por Jeffrey Bernstein (doctor en Psicología)

Trad. Ben Carral

Jeffrey Bernstein

Evitar que los pensamientos tóxicos se conviertan en comportamientos tóxicos

Recientemente escribí un post titulado «9 pensamientos tóxicos que pueden destruir tu relación» y obtuvo mucho interés, indicando que hay un montón de ¡heridos caminantes ahí fuera! Con «heridos caminantes» me refiero a montones de personas que se sienten frustradas o, peor, emocionalmente descuidadas o abusadas en sus relaciones íntimas. Desafortunadamente parece que donde quiera que miremos vemos y oímos acerca de personas que se sienten infelices y emocionalmente heridas, a menudo severamente, en su búsqueda de sentirse amadas.

En mi libro sobre relaciones: Why Can’t You Read My Mind? [¿Por qué no puedes leer mi mente?], hablo de la fuente real de dónde se vuelven tóxicas la mayoría de las relaciones: ¡tus propios pensamientos! Pero cambiemos ahora de tema y pasemos de los pensamientos tóxicos en tu cabeza a qué se parecen realmente las relaciones tóxicas. A continuación presento las tres señales de las relaciones tóxicas que considero más importantes:

1. Crítica y desprecio. Según el doctor [en Psicología] John Gottman, la crítica y el desprecio son muy destructivos en las relaciones amorosas. Las señales de crítica y desprecio pueden aparecer cuando tu pareja se ríe desagradablemente de ti. Una clienta mía le decía a su marido que era inadecuado sexualmente en respuesta a las críticas de él por sus hábitos de gasto excesivo. ¡Ciertamente todo un lío tóxico! El desprecio también puede aparecer cuando un miembro de la pareja critica al otro en público. Actuar como si se fuera superior también transmite un mensaje despreciativo y tóxico. Experimentar a tu ser amado, o a quien una vez amaste, desgarrándote con aluviones de críticas incesantes resulta muy desmoralizador y emocionalmente insano.

2. Evitación. ¿Te tumban los vientos árticos del tratamiento silencioso de ella, dejándote sin respiración ni esperanza? ¿Te priva él de afecto físico pero luego se queja de que necesitas demasiado? ¿Sientes que cada vez que intentas limpiar el aire, él desaparece en él? ¿Se niega a ir a terapia? La evitación es una forma muy pasiva-agresiva de toxicidad en la relación y a menudo empeora con el tiempo.

3. Te sientes desesperadamente perdido en energía negativa. Al final del día, y durante la mayor parte de él, ¿te sientes cada vez más abatido, quebrado emocionalmente y anestesiado? ¿Sientes que todas las veces que conectas positivamente con tu pareja íntima son en vano, solo pare ser aspirado luego por una energía abrumadoramente negativa? ¿Parece como si, por desgracia, cualquier cambio positivo inicialmente prometedor sea insostenible?

¡Sé honesto contigo mismo!

Ciertamente he visto a demasiadas parejas tirar la toalla de la relación demasiado pronto. Al mismo tiempo, si tu relación es verdaderamente tóxica, y tu pareja no quiere trabajar contigo para realizar cambios, puede ser el momento de abandonar. Reconocer, y seguir reconociendo, las señales persistentes de una relación tóxica te puede empoderar para salir de ella. Sobre todo, ¡sabe lo que vales! Prolongar la agonía de una relación verdaderamente tóxica tendrá efectos nocivos para ti y para tu pareja. Si es posible, consulta con un consejero experto en parejas antes de tomar decisiones significativas acerca de tu relación. Incluso si decides dejarla, es importante que aprendas tu papel en el baile de la relación tóxica ¡para que no vuelvas a repetir la actuación!

Fuente:
Jeffrey Bernstein, «Is Your Relationship Toxic?», en Psychologytoday.com, 25 de diciembre de 2014, visita: 29 de diciembre de 2014, trad. Ben Carral.

9 pensamientos tóxicos que pueden destruir tu relación


Esta entrada se publicó en amor y está etiquetada con , , , en por .

Por Jeffrey Bernstein (doctor en Psicología)

Trad. Ben Carral

Jeffrey Bernstein¿Puedes seguir viendo a tu pareja como la persona que realmente es?

Siguiendo con mis posts acerca de cómo los pensamientos tóxicos destruyen las relaciones, a continuación presento una lista con los nueve pensamientos tóxicos principales.

¿Con cuántos de ellos tenéis problemas tu pareja o tú?

  1. La trampa del todo o nada: Ves a tu pareja que siempre hace lo erróneo o que nunca hace lo correcto. («¡Él siempre tiene que tener la razón!»)
  2. Conclusiones catastróficas: Un miembro de la pareja exagera las acciones negativas y los sucesos que tienen que ver con el otro. («Ella permitió que devolvieran ese cheque y ahora vamos a terminar en un albergue para pobres.»)
  3. La bomba «debería»: Un miembro de la pareja asume que el otro va a satisfacer una o más de sus necesidades; porque piensa que el otro debería conocer esa necesidad. («Deberías saber lo mucho que detesto mi trabajo, aunque le diga a todo el mundo que es una gran oportunidad.»)
  4. Arrojar etiquetas: Etiquetas a tu pareja de manera injusta y negativa y te olvidas de sus cualidades positivas. («¡Eres tan vago!»)
  5. El juego de la culpa: Culpas a tu pareja de manera injusta e irracional por las dificultades de la relación o de otras dificultades más grandes. («Mi vida es una mierda solo por tu culpa.»)
  6. Cortocircuitos emocionales: Los cortocircuitos emocionales ocurren cuando un miembro de la pareja se convence de que no se puede tratar con las emociones del otro. («¡Es imposible  razonar nunca con ella!»)
  7. Imaginación hiperactiva: En este caso llegas a conclusiones negativas sobre tu pareja que no se basan en la realidad. («Está tan preocupada últimamente; debe de estar teniendo una aventura.»)
  8. La apuesta del juego mental: Intentas ser más listo que tu pareja asumiendo que tiene ciertos motivos ocultos. («Él solo está siendo agradable conmigo porque quiere jugar al golf este fin de semana.»)
  9. La fatalidad de la desilusión: Ocurre cuando los miembros de la pareja se centran en expectativas idealizadas del otro que se remontan al pasado. («No hace más que preocuparse del trabajo; es como todos los hombres que nunca se preocuparon ni un poco de mis necesidades.»)

Aunque ciertamente puede haber semillas de verdad en alguno de estos pensamientos tóxicos, lo que puede terminar con la alegría de las relaciones amorosas es la medida en la que distorsionamos, exageramos y nos centramos demasiado en ellos. Por otra parte, ser capaz de buscar las cualidades y comportamientos positivos de tu pareja, y centrarte luego en ellos, es la clave para superar estos pensamientos tóxicos.

Las parejas felices y satisfechas que no se ven atascadas en los pensamientos tóxicos tienen una manera mejor, más realista y saludable de pensar el uno en el otro. Esta manera de pensar es la que les permite mejorar su comunicación, solucionar los problemas y aumentar su sentimiento de amor. Este fundamento verdadero de una relación feliz, este huidizo secreto para que tengáis éxito, solo se puede encontrar, o construir, en tu propia mente.

(Permíteme que añada: No entraste en la relación para ser tratado de mala manera, ignorado o abandonado. No estoy pidiendo que aceptes recibir abusos o ser menospreciado, ni que te veas sujeto a un gasto imprudente, privado de vida sexual u obligado a soportar un comportamiento problemático e inmaduro. Si ocurre esto en vuestra relación, tu pareja necesita realizar cambios importantes. Puede que necesitéis terapia individual y de pareja. Y si tu pareja no coopera con la terapia, necesitas afrontar el hecho de que probablemente no va a cambiar nunca, y decidir luego intentar vivir con ella del mejor modo que puedas o pasar a una relación nueva y esperemos que más satisfactoria. Estoy totalmente a favor de intentar salvar las relaciones, pero ante la insensibilidad y los daños repetidos, lo mejor puede ser emprender un nuevo viaje.)

Fuente:
Jeffrey Bernstein, «9 Toxic Thoughts That Can Destroy Your Relationship», en Psychologytoday.com, 14 de octubre de 2014, visita: 28 de diciembre de 2014, trad. Ben Carral.