Archivo de la etiqueta: Lisa Firestone

5 pasos para poner fin a cualquier pelea


Esta entrada se publicó en amor y está etiquetada con , , , , , en por .

Por Lisa Firestone (doctora en Psicología)

Trad. Ben Carral

Lisa FirestonePelear es una de esas partes desagradables de una relación que desearíamos que no sucedieran. Pero ¿qué pasa si también amenaza la vida?

Un estudio de la Universidad Brigham Young, que siguió a parejas durante dos décadas, descubrió que tener más discusiones se correlaciona con tener peor salud, y concluyó que las parejas que no discuten viven más. Mientras que una buena relación se ha conectado desde hace mucho con buena salud, esta investigación demuestra que las discusiones pueden tener un serio efecto negativo.

Pero ¿y si hubiera una técnica que pudiese ayudar a resolver los conflictos entre tu pareja y tú? ¿La probarías, aunque significara abandonar temporalmente tu punto de vista en una pelea? ¿Y si significase dejar ir toda esa rabia contenida y justificada en el mismo punto álgido? Lo creas o no puedes aprender a hacerlo. Y cuando lo hagas, no solo tus peleas perderán su naturaleza desagradable y escaladora, sino que te sentirás mejor y más empoderado.

El desarme unilateral es una técnica que enseño a todas las parejas con las que trabajo. Lo que implica es abandonar temporalmente tu punto de vista en el debate y acercarte a tu pareja desde una postura más amorosa. La idea es que cuando las parejas tienen tensión entre ellas, quizá por no comunicarse exitosa o directamente, comienzan a construir resentimientos el uno hacia el otro, y a menudo alcanzan un punto de inflexión. Comienza una discusión y luego escala debido a un desbordamiento de frustración contenida y comunicación defectuosa. Sin embargo, los momentos acalorados son el peor momento para intentar resolver los problemas o lograr que se escuche lo que tenemos que decir. Y terminamos diciendo cosas que lamentamos o que ni siquiera sentimos realmente.

El desarme unilateral implica dejar de poner el foco en las palabras y comportamientos de tu pareja y ponerlo en los tuyos propios. La única persona a la que puedes controlar en una relación (o discusión) es a ti mismo. Todo lo que puedes hacer en un momento de tensión es ablandarte interiormente y acercarte a tu pareja desde una postura más vulnerable y abierta.

¿Cómo puedes lograrlo?

1. Relájate

A veces, cuando algo te hace saltar, puede que empieces a sentir una activación creciente, como si te estuvieras calentado. En esos momentos puede que escuches a tu crítico interior pidiéndote que lleves a cabo acciones destructivas, como arremeter contra tu pareja. Responde calmándote, quizá tomando una serie de respiraciones profundas o contando hacia atrás desde diez.

Puedes adueñarte de esos momentos y aprender a pausarte. Por ejemplo, puedes elegir entre intimar y faltar al respeto, entre dirigirte a tu pareja desde una postura amorosa y hablar calmadamente o desde un punto de vista enojado y punitivo y gritar. Sin importar qué técnica utilices para reconectar con las funciones más elevadas de tu cerebro (quizá dar un paseo o escuchar música), encuentra un modo de centrarte en ti mismo antes de responder. Piensa en cuáles son tus metas en la relación y lleva a cabo acciones que te encaminen hacia esas metas.

2. No devuelvas el ataque

A menudo, las parejas saben qué decir para hacer saltar al otro. Resiste decir estas cosas o morder el anzuelo. Sigue siendo quien quieres ser sin importar cómo esté actuando tu pareja. Puedes asumir la responsabilidad de tu propio comportamiento y no ceder tu poder personal a tu compañera o compañero; es decir: «Ella o él me hizo actuar así». Cuando lo hagas, te puedes sentir a gusto contigo mismo, porque no terminaste diciendo un montón de cosas dañinas a tu pareja, lo que podría haber ocasionado un daño permanente a la relación.

Recuerda, si tu meta última es estar cerca de tu pareja, entonces tener la razón o ganar la discusión no es tener éxito. A menudo es más importante estar cerca que tener la razón. En otras palabras, puedes escoger en el momento permanecer vulnerable y abierto emocionalmente para tu pareja en vez de ganar la discusión.

3. Responde con calidez

Intenta escuchar los sentimientos de tu pareja, por irracionales que te puedan parecer en ese momento. Entonces di algo cálido y comprensivo. Enfatiza que no importa realmente quién tenga razón. Un estudio reciente de la Universidad Baylor demostró que las peleas entre las parejas tienen mucho que ver con el poder. El estudio demostró que, en una pelea, las personas quieren principalmente que su pareja ceda poder. Luego, en orden decreciente de interés, quieren que su pareja muestre que contribuye, que detenga el comportamiento de confrontación, que se comunique más, que muestre afecto y que se disculpe.

Deponer las armas no significa que estés entregando tu poder o tomando la salida fácil. En realidad resulta increíblemente duro y requiere mucha fortaleza personal, pero merece la pena. Significa adoptar una postura más vulnerable que no será percibida como amenazante  y hará que tu pareja se ablande. Toca a tu pareja con la mano, mírala a los ojos y dile algo de corazón, como: «Me preocupa más estar cerca de ti que tener esta pelea». A veces, un pequeño gesto de afecto es todo lo que hace falta para desarmar a tu pareja. Mirar a tu pareja a los ojos, cogerla de la mano y comunicarle claramente que tu meta es estar cerca de él o de ella es un acto de vulnerabilidad difícil de ignorar. A menudo, realizar esta acción hará derretirse el corazón de tu pareja y le permitirá ser más vulnerable y abierta contigo.

4. Empatiza

Puedes ponerte en los zapatos de tu pareja y empatizar con lo que está sintiendo. Por ejemplo, si tu pareja está celosa porque te has quedado hasta tarde con los amigos en vez de hacer algo con ella, puedes decir algo como: «Parece que te hace sentir insegura. Realmente lo siento mucho. No es mi intención hacerte daño ni ser poco fiable. Pasar tiempo con mis amigos no significa que sienta rechazo o que no me preocupe de ti. Pero puedo entender que te pareciera así desde tu perspectiva».

Es importante entender que la técnica de desarme unilateral no implica que renuncies a tu punto de vista, aceptes la manipulación emocional, asumas la culpa o cedas a la opinión de tu pareja. Simplemente significa que valoras más estar cerca de tu pareja que ganar ese punto en particular. Puedes llegar a apreciar que sois dos personas separadas con dos mentes soberanas, que pueden ver cualquier suceso o situación desde una perspectiva muy diferente. Cada uno de vuestros puntos de vista está influenciado por vuestras experiencias pasadas, y puedes tener compasión y entendimiento para ti y para tu pareja. Habiendo dado el paso de de-escalar el conflicto desarmándote, acercándote y mostrando empatía hacia tu pareja, podéis empezar una comunicación colaborativa en la que cada uno de vosotros intente comprender la perspectiva del otro y llegar a una comprensión compartida.

5. Comunica cómo te sientes

Ponle nombre para domarlo es una técnica en la que etiquetas tus sentimientos y así los calmas. El primer paso es sintonizar con lo que estás sintiendo realmente en ese momento. Puedes reconocer y compartir con tu pareja lo que está sucediendo para ti y cómo ves la situación. Puedes arriesgarte a ser honesto y abierto acerca de tus sentimientos. Por ejemplo, le puedes decir a tu pareja: «Me siento herido y desanimado por tus celos, me hace sentir mal que no parezcas creer lo mucho que me preocupo por ti, y eso me hace sentir que no tienes confianza en mí y que me apartas. Mi meta es estar cerca de ti, pero no quiero abandonar a mis otros amigos; realmente son importantes para mí».

Cuando te comuniques con tu pareja, presta atención a todas las formas en que te expresas, tanto verbales como no verbales. ¿Qué sucede cuando hablas con él o con ella? ¿Cómo te sientes? Fíjate en tus señales no verbales, en tu lenguaje corporal, en el tono de voz, en el momento para decir tus palabras y su intensidad. Presta atención al impacto que tienen en tu pareja tus formas de comunicarte. Si tu lenguaje corporal es diferente a tu mensaje verbal, estás enviando un mensaje doble a tu pareja, lo que resulta confuso. Sería importante reconocer si tienes sentimientos ambivalentes y compartir con tu pareja ambos sentimientos directamente, permitiendo una comunicación honesta.

Cuanto más te comuniques con tu pareja de este modo, honesta y directamente, pero con compasión, más cercana y fuerte se hará vuestra relación. Será menos probable que cada uno de vosotros construya una acusación contra el otro y guarde rencores que esperen a resurgir en el próximo conflicto. Os estaréis relacionando como dos individuales iguales, con respeto y cuidado. Y quizá incluso viváis más y ciertamente os sentiréis mucho más satisfechos con vuestra relación.

Fuente:
Lisa Firestone, «5 Steps to End Any Fight», en Psychologytoday.com, 16 de abril de 2014, visita: 26 de diciembre de 2014, trad. Ben Carral.