Archivo de la etiqueta: Rick Hanson

Hacia un lenguaje de gratitud


Esta entrada se publicó en amor y está etiquetada con , , , , , en por .

Por John Amodeo (doctor en Psicología; miembro del Consejo Asesor de Mindfulness Gijón)

Trad. Ben Carral

John AmodeoMi problema con decir: «De nada»

«Gracias por estar ahí para mí ayer. Realmente me ayudó hablar contigo.»

«De nada.»

«Las flores son realmente bonitas. Gracias por traerlas.»

«De nada.»

«Te agradezco que me acerques al aeropuerto.»

«De nada.»

En cada una de estas interacciones, hay algo que se ofrece y una gratitud que se expresa. Sin embargo, la persona que da no parece acoger la gratitud. Es una oportunidad perdida para generar un flujo más profundo  de dar y recibir.

Puede que te preguntes de qué estoy hablando. Decir «de nada» le permite saber al destinatario que todo está bien. No fue una molestia. No tienes una obligación hacia mí. No me importa haberlo hecho.

En clase me enseñaron que de nada significa «gracias», pero literalmente significa «no fue nada». Así que ¿cuál es mi problema con «de nada»?

Cuando alguien me responde con «de nada» o alguna versión (por ejemplo, «no hay de qué»), siento que mi gratitud ha caído en oídos sordos. No he sido recibido de manera profunda ni significativa. Me quedo con un sentimiento algo frío y distante.

«De nada» no es una manera óptima de reconocer la gratitud. No toca nuestro anhelo más profundo de dar y recibir amor y cuidado. No crea intimidad.

Otra respuesta para una expresión de gratitud es «fue un placer». Se acerca a una respuesta que crea intimidad, pero no llega del todo, especialmente si se dice sin pensar, de  manera mecánica. «Fue un placer» revela parte del sentimiento de la persona que da: «¡Me sentí bien haciendo eso por ti!». Pero se puede crear una corriente más significativa de conexión si mostramos un poco más nuestros sentimientos profundos cuando alguien expresa gratitud.

Aquí van algunas posibilidades para mis ejemplos anteriores:

«Gracias por estar ahí para mí ayer. Realmente me ayudó hablar contigo.»

«Aprecio que lo digas. Me sentí bien de que te abrieras tanto conmigo y hablaras de algo tan personal. Aprecio que confíes en mí.»

«Las flores son realmente bonitas. Gracias por traerlas.»

«Me encanta que te gusten. Realmente me encanta hacerte feliz y ver tu sonrisa.»

«Te agradezco que me acerques al aeropuerto.»

«Me siento feliz de llevarte. Tú haces mucho por mí y sienta bien hacer algo para ayudarte.»

Por supuesto, el sentimiento que acompaña a las palabras es más importante que las palabras en sí mismas. Pero las palabras suponen una diferencia. Cultivar un lenguaje que exprese gratitud puede profundizar la intimidad que anhelamos.

La próxima vez que alguien te exprese gratitud, sé consciente de cómo te sientes. Párate un momento antes de responder automáticamente. Toma una respiración. ¿Qué notas en el interior? Mira qué palabras podrían salir de tu corazón, y si está bien arriesgarse a ser un poco vulnerable y permitir que se vea esa parte sensible de ti.

Las relaciones se pueden profundizar cuando expresamos una gratitud genuina los unos hacia los otros y respondemos a las expresiones de gratitud con calidez y amabilidad. Expandir y disfrutar la experiencia de gratitud también ayuda a reprogramar nuestro cerebro de maneras positivas, como ha explorado el doctor Rick Hanson en Hardwiring Happiness (Cultiva la felicidad).

Por favor, no te critiques por decir «de nada». A veces me descubro a mí mismo diciendo «de nada» en situaciones despreocupadas. Pero cuando alguien expresa gratitud por algo que he hecho por él, como aguantar una puerta abierta o recoger algo que se le ha caído, casi siempre digo «un placer» o «con mucho gusto».

En nuestras ajetreadas vidas, podemos perder oportunidades preciosas de responder a los momentos de afecto con amabilidad y sensibilidad, lo que nos conecta más profundamente los unos con los otros. La próxima vez que te encuentres con una oportunidad en la que normalmente dirías «de nada», prueba a decir otra cosa y ver cómo sienta.

Fuente:
John Amodeo, «Toward a Language of Gratitude», en Psychologytoday.com, 4 de enero de 2015, visita: 6 de enero de 2015, trad. Ben Carral.